Guía práctica del

Criador de Bulldog Inglés.

 

4. El nacimiento y cuidado de los cachorros. La intervención de los criadores.

    En el anterior artículo explicamos los signos de parto inminente, previos a la rotura de aguas. También dijimos que llegado este punto ya habríamos tomado la decisión del tipo de parto para nuestra bulldog:

  1. Parto natural asistido.
  2. Parto por cesárea.

    Actualmente la tendencia general de los criadores es de practicar directamente las cesáreas, para evitar tener que hacerlas de urgencias de madrugada. Si optamos por seguir esta alternativa, cuando veamos que el parto es inminente llevaremos a la bulldog al veterinario para examinarla y hacerle una cesárea. Así mismo, si a los 60 días de gestación nuestra bulldog no muestra signos evidentes de parto es conveniente hacerle una tasación de progesterona en sangre.

   Al final de la gestación el nivel de progesterona alcanza un valor inferior a los 5 ng/dl. Si nuestra bulldog tiene este resultado significa que los pulmones de los cachorros están maduros y practicaremos la cesárea.

   En los bulldog se suelen encontrar dificultades en el parto condicionadas por factores constitucionales y, en particular, a una cadera de las hembras bulldogs reducidas en comparación al gran tamaño de la cabeza y del anterior de los cachorros. Aunque la alternativa de la cesárea no tiene porqué excluir a la del parto natural. Como criadores podemos dar la oportunidad a que la naturaleza y sus valores instintivos y hormonales cumplan sus funciones, y si surgen complicaciones durante el parto practicar una cesárea. Antes habremos contactado con el equipo veterinario para que estén alerta y asegurarnos de que están preparados para atendernos a cualquier hora.

    Recordemos los signos de parto que como criadores debemos supervisar. Cuando veamos que su temperatura a bajado hasta los 37ºC sabremos que el día siguiente se pondrá de parto. Al cabo de unas horas el comportamiento de la bulldog será peculiar: empezará a jadear y preparará el nido para los cachorros rascando y rompiendo los papeles de periódico que habremos puesto a su disposición en el interior de la caja. La secreción vaginal será opaca y verdosa unas horas antes. Esto pasa porqué el cuello del útero está tapado con una mucosa durante la gestación. En esta primera fase se dilata y la mucosa se vuelve más líquida y se descarga a través de la vulva. La rotura de aguas es una especie de "pipí" rosado e incluso verdoso. Si pasadas 2 horas de la rotura de aguas la bulldog no tiene contracciones ni hace ningún esfuerzo seguramente presenta atonía uterina y iremos a practicarle una cesárea. Las primeras contracciones son involuntarias, y no las apreciaremos. Son contracciones de los músculos uterinos sensibilizados por la acción de la oxitocina. Las membranas fetales se adjuntan menos íntimamente a la matriz. Estas contracciones cortas empujan al cachorro y le ponen en la zona de la pelvis. Entonces las contracciones se vuelven más fuertes, más largas y también más frecuentes. La bulldog estará muy agitada, los jadeos aumentan y empujará voluntariamente con esfuerzo. Estas contracciones serán las que los criadores apreciaremos y tomaremos buena nota de la hora en que empiezan. Si pasados 20 minutos no sale ningún cachorro también iremos a hacer la cesárea. Si sale algún cachorro, siempre que podamos, como buenos criadores, ayudaremos a la bulldog, cogiendo el cachorro que empieza a salir y estirando muy suavemente, solamente cuando ella tenga una fuerte contracción. No pasa nada ni que veamos la cabeza o las patas traseras del cachorro y que no acabe de salir durante unos minutos. Si el cachorro sale dentro de su bolsa, la abriremos, le limpiaremos la boca y se lo daremos a la madre para que lo lame, ya que es la forma más natural de reanimarlo. Si la bulldog se desentiende del cachorro seremos los criadores los que lo frotaremos enérgicamente en la espalda y costillas, abriéndole la boca a la vez que lo secaremos. Estos masajes puede que tengamos que hacerlos durante 15 minutos antes que empiece a respirar y llorar. A continuación cortaremos el cordón umbilical a unos 2 centímetros del vientre del cachorro y lo coseremos con el hilo de algodón. Puede que los cachorros vengan sin bolsa ni placenta. No pasa nada. Pero como buenos criadores nos aseguraremos que durante el parto van saliendo el mismo número de placentas que de cachorros. Podemos dejar un ratito el cachorro con la madre, pero cuando veamos que ella vuelve a tener contracciones lo retiraremos a su jaula para que no moleste durante el alumbramiento del próximo cachorro. Otra vez tomaremos nota de la hora, después del primer cachorro las contracciones no deben durar mas de 30 minutos sin salir otro cachorro. Esto significaría que el siguiente cachorro se ha atascado y haríamos urgentemente la cesárea. Sabremos que el parto ha llegado a buen fin porqué ella dejará de empujar y su abdomen habrá quedado muy delgado.

    Como criadores inspeccionaremos uno por uno cada cachorro para detectar aquellos con anomalías anatómicas tales como labios leporinos, fisuras en el paladar, deformaciones del cráneo, hernias umbilicales, etc.

  Cuando estemos más tranquilos identificaremos a cada cachorro por el sexo y otras características como el color o forma de las manchas y les "inscribiremos" en nuestro "diario de criadores". Para evitar aplastamientos mortales es preferible instalar los cachorros en una jaula de exposición al lado de la madre bulldog de forma que ella pueda verlos, lamerlos, olerlos y protegerlos. Les pondremos la esterilla eléctrica con unas mantas como cama. Deben estar a una temperatura aproximada de 30 ºC . Les pesaremos y lo anotaremos en el bloc de notas. Un cachorro recién nacido pesará una media de 300 gramos. El día siguiente al nacimiento es normal que pierdan peso pero después tienen que ir ganando unos 30 o 50 gramos cada día. Seremos los criadores quienes se los pondremos a la bulldog para que mamen cada 3 horas, día y noche. Si alguno presenta problemas y no mama bien, como buenos criadores, le alimentaremos con biberón.

    Según vayan creciendo espaciaremos las tomas. Alrededor de las tres semanas de vida introduciremos la papilla en su dieta. A los 45 días les empezaremos a dar pienso; primero humedecido con agua y mas adelante de forma gradual seco. Como criadores responsables escogeremos siempre un alimento especial para "cachorros hasta los dos meses" de la máxima calidad. La temperatura de su habitación la disminuiremos aproximadamente un grado centígrado cada semana.

    A la madre le suplementaremos la dieta con pastillas de calcio, debido a las grandes cantidades de este mineral transferido a los cachorros durante el embarazo y ahora en la lactancia.

    La posibilidad de muerte de cachorros durante las tres primeras semanas de vida se estima entre el 15 y el 40 por ciento. Las malformaciones del aparato respiratorio y del corazón son las causas mas importantes de pérdidas de cachorros de Bulldog Inglés. Otra causa de mortalidad pediátrica es debida a las infecciones que son provocadas generalmente a bacterias oportunistas y comunes que entran en el cuerpo del cachorro desde el aparato digestivo, urinario, respiratorio o a través de heridas cutáneas. Entre los principales virus que producen muertes de cachorros están los herpesvirus.

    Queremos acabar esta "Guía práctica del criador de Bulldog Inglés" matizando los aspectos mas importantes:

  1. Hay que ser criadores previsores y ordenados para tenerlo todo organizado desde el principio.
  2. Prever el celo contando cuándo fué el último,
  3. Hacer un buen seguimiento del celo con citologías vaginales y tasaciones de progesterona.
  4. Hacer un espermograma del bulldog macho.
  5. Como criadores vigilar la gestación para asegurar su sana evolución.
  6. Prever el momento del parto para programar la cesárea asegurando la viabilidad de los cachorros.
  7. Asistir el parto natural, con nuestros conocimientos de criadores, si optamos por esta alternativa.
  8. Inspeccionar los cachorros para descartar malformaciones congénitas.
  9. Suministrar todo tipo de cuidados y atenciones tanto a la bulldog madre como a los cachorros durante las primeras semanas.

    Josep Sala    

1. El sistema reproductor y el ciclo sexual del Bulldog Inglés.

2. El cruce en el Bulldog Inglés.

3. El embarazo de la Bulldog Inglés.

Menú principal "Bulldog Inglés"

 

Copyright © 2007 L'Encís Bulldogs. Todos los derechos reservados  |   Josep Sala - Valle del Montsec (Lleida) - Telf. 666170852