Guía práctica del

Criador de Bulldog Inglés

 

3. El embarazo de la Bulldog Inglés.

   Ya hemos procedido a la monta o inseminación artificial de la bulldog, tal como explicamos en la entrega anterior. Por muy buenos criadores que seamos no notaremos demasiados cambios en nuestra bulldog al menos durante cuatro semanas después del cruce. El embarazo en la hembra de Bulldog Inglés dura un promedio de 60 días. Si se trata de una camada numerosa el parto se avanzará y puede producirse incluso a los 58 días de gestación sin ningún problema para los cachorros. Algunos criadores el día 25 de la primera inseminación hacen una ecografía a la bulldog para confirmar el embarazo. Estas primeras semanas no daremos ningún cuidado especial a la hembra de bulldog y el ejercicio será el de siempre. A partir de las 4 semanas de embarazo necesita más comida, de un tercio a la mitad mas. Las raciones deben ser pequeñas y más frecuentes, debido a que los cachorros que crecen en su interior ocupan una buena parte del espacio abdominal y comidas mayores la llenarían demasiado. Llegado este punto deberá comer un pienso especial para cachorros o hembras gestantes. Así mismo las últimas semanas de embarazo iremos disminuyendo el ejercicio diario a medida que la bulldog esté mas pesada y muestre mas fatiga.

    Como buenos criadores seremos previsores y durante el embarazo prepararemos una caja para alojar a la bulldog y a los cachorros. Es interesante que sea confortable y podremos reutilizarla si decidimos que la bulldog críe otra vez. Podemos construir una nosotros mismos. En los bordes internos de la caja construiremos unos listones protectores de cachorros. Alojaremos a la bulldog en la caja unas tres semanas antes del parto. Para que se vaya acostumbrando a ella y no someterla en una situación de estrés a última hora.

Otras cosas que deben prepararse con antelación son:

  • El teléfono de urgencia de nuestro veterinario.
  • Termómetro.
  • Rollos de papel de cocina y mucho papel de periódico.
  • Toallas limpias.
  • Betadine.
  • Hilo fino de algodón y tijeras.
  • Biberones y leche maternizada de perra.
  • Una esterilla eléctrica.
  • Una báscula de cocina.
  • Una jaula para poner los cachorros separados de la bulldog.
  • Un bloc de notas donde anotar el historial de los cachorros, a modo de "diario de criadores".

    Puede que algunas de estas cosas no las necesitemos, pero debemos estar prevenidos a las adversidades. Por ejemplo, en un momento puntual puede que un cachorro necesite una toma extra de leche artificial de mano de sus criadores.

     Es imprescindible prever el momento del parto para estar alerta ante una incidencia, tanto nosotros como nuestro veterinario. Si es necesaria una cesárea, es mucho mejor para nuestra bulldog que se la hagan durante el día que por la noche. Durante el día habrá más personal veterinario alrededor para atender a la bulldog y reanimar a los cachorros, tarea en la que los criadores participaremos. Un signo de acercamiento del parto es la secreción de leche, aunque a algunas bulldogs no les baja la leche hasta unas horas después del parto. En las últimas semanas algunas bulldogs descargan una mucosidad transparente a través de la vulva. Los genitales se vuelven más hinchados y elásticos. La última semana le tomaremos la temperatura rectal 3 veces al día y la anotaremos en el bloc de notas (nuestro "diario de criadores"). Veremos que se sitúa alrededor de los 38,5ºC. Cuando veamos que su temperatura a bajado hasta los 37ºC sabremos que el día siguiente se pondrá de parto. Al cabo de unas horas el comportamiento de la bulldog será peculiar: empezará a jadear y preparará el nido para los cachorros rascando y rompiendo los papeles de periódico que habremos puesto a su disposición en el interior de la caja. La secreción vaginal será opaca y verdosa unas horas antes del parto.

    El inicio del parto es inminente, solo falta que se produzca la rotura de aguas. Llegado este punto ya habremos escogido para nuestra bulldog una de estas dos alternativas:

  1. Dejar a la bulldog tener un parto natural asistido por nosotros como criadores.
  2. Llevarla inmediatamente al veterinario para practicar la cesárea.

    Después de dos largos meses de espera el momento del parto es el más emocionante e inquietante a la vez por sus criadores. En nuestra próxima entrega de "La guía práctica del criador de Bulldog Inglés" abordaremos las dos posibilidades para que ustedes, como criadores, puedan afrontar este trance con los conocimientos imprescindibles.

 

    Josep Sala 

1. El sistema reproductor y el ciclo sexual del Bulldog Inglés.

2. El cruce en el Bulldog Inglés.

4. El nacimiento y cuidado de los cachorros. La intervención de los criadores.

Menú principal "Bulldog Inglés"

 

Copyright © 2007 L'Encís Bulldogs. Todos los derechos reservados  |   Josep Sala - Valle del Montsec (Lleida) - Telf. 666170852