Guía práctica del

Criador de Bulldog Inglés

 

2. El cruce o apareamiento del Bulldog Inglés.

 

    En la anterior entrega explicamos todos los detalles morfológicos y fisiológicos en la reproducción del Bulldog Inglés. No deberíamos cruzar a nuestra bulldog sin pensarlo seriamente. Decidir que nuestra bulldog críe puede que no sea tan provechoso como uno puede pensar. El trabajo y los inconvenientes relacionados con la crianza de la camada son muchos. De la misma forma que también serán muchos los gastos diarios de los cachorros y los honorarios del veterinario. Tenemos que estar seguros de que podemos vender nuestros cachorros de una manera segura, a familias responsables que puedan asumir las responsabilidades que acarrea un Bulldog Inglés.

 

 Antes del cruce de la Bulldog Inglés hay que leer y informarse todo lo que se pueda sobre las particularidades en la crianza de la raza Bulldog Inglés. También hay que estar seguro de que el macho escogido tenga el pedigree en regla. Como dueños de la hembra debemos escoger un macho de bulldog que reafirme las características mejores de la hembra y que pueda transmitir aquellos factores deseables de los que carezca nuestra bulldog. Debemos analizar la compatibilidad de las líneas sanguíneas de los pedigrees para mejorar los rasgos de los progenitores. Así mismo tenemos que asegurarnos de que el macho está sano y que no es portador de enfermedades transmisibles. Antes de la elección definitiva hay que visitar personalmente a los perros candidatos a sementales para comprobar su perfecto estado de salud. Alborotarlos para que se cansen y poder comprobar una buena resistencia al ejercicio físico. Descartaremos a los bulldogs machos que se muestran apáticos ante los juegos y que se fatigan con demasiada facilidad. Todo ello sin olvidar que el Bulldog Inglés no es un perro atlético.

    La edad ideal para cruzar a nuestra perra bulldog es alrededor de los 2 años de edad, en su tercer celo. Podemos cruzarla en el segundo si coincide después de los 15 meses de edad. Pero el resultado será el de una camada pequeña con cachorros débiles, porqué la bulldog no estará aun físicamente desarrollada para gestar y criar esos cachorros. Hay mucha gente que piensa que un embarazo es beneficioso para nuestra hembra bulldog, pero esta teoría carece del más mínimo fundamento científico. Las patologías derivadas del aparato reproductor de la bulldog se pueden presentar tanto si cruzamos a nuestra bulldog como si no.

    Antes del celo tendremos al día las vacunas de nuestra bulldog. Unos días antes de la monta la desparasitaremos.

    Como bien explicamos en la anterior entrega, el momento para cubrir a nuestra bulldog es durante el estro. Que coincide aproximadamente a los 10 días del inicio de las descargas de sangre. Debida a la complejidad reproductora de esta raza confiaremos a un veterinario especialista el seguimiento del celo a través de citologías vaginales y tasaciones de progesterona en sangre. Para que una monta o inseminación artificial tenga éxito debemos tener en cuenta que la bulldog esté en el momento óptimo de fecundidad, que el esperma del perro macho es correcto y que el acto de la inseminación o monta se realiza de forma adecuada. Si todo ello se tiene en cuenta, la posibilidad de efectividad es hasta del 75 por ciento.

    A partir del 6º día de sangrado realizaremos una citología vaginal, que nos determinará si la bulldog está en proestro o en estro. Si el resultado de la citología nos indica que la bulldog aún está en fase de proestro repetiremos la prueba a las 48 horas. Cuando la citología vaginal nos indique que la bulldog está en estro efectuaremos un test de progesterona.

   El inicio del estro se relaciona con el momento en que se produce la elevación maxima de hormona luteinizante "pico de LH". A las 48 horas del "pico de LH" se produce la ovulación. En este momento la tasa de progesterona alcanzará el nivel de 10 nanogramos por milimetro cúbico de sangre (ng/ml.). El ovocito liberado tardará otras 48 horas en madurar.

     Cuando la analítica de progesterona en sangre nos indique el valor de 10 ng/ml nos prepararemos para realizar la monta o inseminación artificial. Esperaremos 24 o 48 horas para que madure el ovocito liberado. La vida media de un óvulo maduro es de 72 horas. Efectuaremos dos montas o inseminaciones en días alternos, considerando que la viavilidad de los espermatozoides es de 48 horas dentro del aparato reproductor de la hembra.

¿Monta natural o inseminación artificial?

    Hasta hace pocos años era la pregunta que nos planteábamos los criadores. En la actualidad la monta natural está quedando en desuso en favor a la inseminación artificial. Este método que es entendido como mas limpio y cómodo tiene el inconveniente que priva a los perros de su función instintiva y placentera; suprimiendo mecanismos hormonales que influyen en el objetivo del embarazo. La monta natural es un método que se puede practicar muy fácilmente entre bulldogs de nuestro propio criadero, de los cuales tenemos la total certeza que no tienen herpes virus u otras enfermedades venéreas.

   Para la monta natural en el Bulldog Inglés hace falta la intervención de tres personas. La monta se realizará en el territorio del bulldog macho, para que se encuentre en un sitio conocido. Cuando se lleva a casa de la hembra bulldog el macho suele asustarse y desconfiar, con lo que la relación puede ser mas dificultosa. Una persona se agachará al lado de la Bulldog Inglés con una pierna extendida debajo del vientre de la perra para que no la aplaste el macho al montarla. Otra persona sujetará a la hembra por delante para que no se aparte durante el proceso, asegurándose que las manos las tiene a cada lado del cuello de la bulldog sin impedir su respiración. La tercera persona es quién va a manejar el perro macho incitándole que monte a la hembra bulldog. Cuando la haya montado tomará con la mano el pene del perro y lo guiará introduciéndolo en la vagina. Esta posición hay que mantenerla mientras el semental eyacula. Hay que procurar que permanezca dentro de la hembra bulldog durante 10 minutos aproximadamente, ya que el proceso de eyaculación en los perros dura unos minutos. Para ello el ambiente tiene que ser tranquilo y relajado. Se extremarán las precauciones cuando empiecen a separarse. Hay que asegurarse que la vagina de la perra bulldog está suficientemente relajada y la erección débil para que el pene quede libre sin lesionarse. No hay que permitir bajo ningún concepto que el perro macho, por instinto, desmonte a la hembra y de la vuelta dándole la espalda estando los dos unidos, como hacen las otras razas. Es con este movimiento que podría lesionarse irreversiblemente el macho bulldog.

     Si se trata de aparear a bulldogs que no se conocen y para extremar las precauciones de contagios sanitarios lo mejor es la inseminación artificial. Es un método muy sencillo que practica cualquier veterinario o criador experimentado. La extracción del esperma debe realizarse en presencia de la hembra bulldog en celo, lo que ayuda a mantener más fácilmente la dosis deseada. El semen del perro debe ser estudiado mediante un espermograma para verificar su calidad. Acto seguido el veterinario o criador inseminará a la bulldog mediante una sonda que introducirá por la vagina. No se utilizarán lubricantes ni diluyentes para realizar la inseminación, pues al igual que la sangre pueden actuar como espermizidas.

    Llegado este punto muchos dicen que solo cabe esperar a que todo haya ido bien y que nazcan los cachorros, pero esto no es lo correcto. Hay que hacer un seguimiento del correcto desarrollo del embarazo. Tema que trataremos en nuestra siguiente entrega de esta "Guía práctica de crianza del Bulldog Inglés".

   Josep Sala    

1. El sistema reproductor y el ciclo sexual del Bulldog Inglés.

3. El embarazo de la Bulldog Inglés.

4. El nacimiento y cuidado de los cachorros. La intervención de los criadores.

 

Menú principal "Bulldog Inglés"

 

Copyright © 2007 L'Encís Bulldogs. Todos los derechos reservados  |   Josep Sala - Valle del Montsec (Lleida) - Telf. 666170852